Antes de dar clases de yoga en Palma de Mallorca es interesante saber que esta práctica tiene una apasionante historia detrás y que antes se realizaba de otra forma, con otros conceptos y experiencias.

Las clases de yoga en Palma de Mallorca son ligeramente diferentes a las que se daban antes del siglo XX. Las posturas, por ejemplo, eran menos populares que las de ahora. Y es que la gimnasia escandinava, especialmente la sueca, cambió bastante la forma en que se entendió el yoga desde finales del siglo XIX.

Ya en el siglo XX, un especialista en la preparación física danés, Niels Bukh, desarrolló toda una escuela, la segunda más importante en la India, que se basaba en los estiramientos y los ejercicios aeróbicos. ¿Te suena?

La posición del loto, llevar la pierna hasta sitios donde antes creías que no podía llegar, conseguir una elasticidad y equilibrio corporal superiores a cuando empezaste a hacer yoga. Son elementos que no estaban tan asentados en esta práctica en tiempos milenarios de la India, pero que se combinaron para hacer del yoga un elemento oriental que se capta con maestría por practicantes europeos y occidentales.

Otro aspecto desconocido por el gran público que practica el yoga es que su introductor en Europa, Swami Vivekananda, no enseñó ninguna postura en su primera clase con habitantes del viejo continente. Este maestro se centró en los elementos espirituales, en la meditación y en controlar la respiración antes que en las posturas del cuerpo.

Los primeros documentos sobre la práctica del yoga no ahondan en las posturas, casi todas ellas en posición sentada, sino que se introducían en los caminos espirituales para la liberación, como la honradez, el equilibrio, la paz y la no violencia. ¿Y tú? ¿Conoces ya cómo se practica el yoga en Ashtanga Yoga Palma?